Los Alpes y el ferrocarril

El “padre” del ferrocarril, George Stephenson, inventor de la locomotora, predijo que su “criatura” no podría superar pendientes superiores a 6 milímetros por metro. Los trenes no eran una cosa de montañas.

Los Alpes, en el corazón de Europa, con su secuencia de picos de 4000 metros de altura, no estaban predestinados a ser el lugar donde se iba a desarrollar la neonata industria ferroviaria.

En cambio, hoy en día, un millón de viajeros diarios viajan a bordo de los trenes que surcan los Alpes, miles de toneladas de mercancías también y lo hacen y estas, en el horizonte de 2030 serán el doble de las que se transportan hoy.

Además, los Alpes suponen la mayor concentración de diferentes tecnologías ferroviarias que se puedan encontrar. Y suponen la mejor muestra de las capacidades del ferrocarril a pleno rendimiento. Los ingenieros que diseñaron y diseñan estos ferrocarriles han tenido que ser muy imaginativos para lograr que pesados trenes cargados de viajeros y mercancías sean capaces de subir hasta las más altas cimas o atravesar la cordillera como si nada.

Así, en los Alpes encontramos un catálogo de curiosidades ferroviarias:

  • Los 2 únicos ferrocarriles declarados Patrimonio de la Humanidad por UNESCO.
  • El primer tren de cremallera del mundo.
  • El túnel más largo del mundo.
  • El tren expreso más lento del mundo.
  • El tren de cremallera con mayor pendiente del mundo.
  • El único tranvía-funicular del mundo.
  • El funicular más largo del mundo.
  • El único puente abatible anti-avalanchas de nieve del mundo.
  • La estación más pequeña de Europa.
  • La estación más alta de Europa.
  • Las únicas autopistas rodantes de vía estrecha del mundo.
  • 14 pasos de alta montaña.
  • 6 túneles de base.

A parte de las características técnicas de los ferrocarriles y trenes que surcan Los Alpes, la belleza de los paisajes es sobrecogedora en cualquier época del año. Tanto con 30 C en pleno verano, como con -20 en pleno invierno, la infraestructura y los trenes deben responder a su cometido y ofrecer el servicio exigido.

Los trenes panorámicos durante todo el año y los coches descapotados en verano hacen las delicias de los millones de turistas que cada año visitan este parte de Austria, Eslovenia, Francia, Italia, Liechtenstein y Suiza.
Mi intención es presentaros periódicamente uno de estos ferrocarriles para dar a conocer en idioma castellano o español los trenes más apasionantes del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *