El museo del ferrocarril del Tauern

El ferrocarril del Tauern (Tauernbahn en alemán), une desde 1909 SchwarzachSankt Veit, en el estado federado de Salzburgo, con Spittal an der Drau, en La Carintia. Lo hace a través del paso de montaña del Alto Tauern. Fue un proyecto del gobierno de Austria-Hungría para llegar al puerto de Trieste evitando el ferrocarril de Semmering, en manos privadas.

 

Dedicaré una entrada en el futuro a este importante e imponente ferrocarril, pero ahora me quiero centrar en uno de los museos del ferrocarril que más me han impresionado, y eso que conozco unos cuantos.

 

Ubicación:

Junto a la estación de Schwarzach-St. Veit se encuentra el Museo del Ferrocarril del Tauern.
Junto a la estación de Schwarzach-St. Veit se encuentra el Museo del Ferrocarril del Tauern.

¿Qué tiene de especial este museo y por qué te va a gustar?

 

  • Permite conocer la historia de la operación ferroviaria y la tracción eléctrica de manera interactiva:
    • Se pueden manipular diferentes tipos de enclavamientos y mover señales como se hacía antiguamente.
    • Se pueden manipular equipos eléctricos para entender el funcionamiento de la tracción eléctrica.
    • Se pueden accionar disyuntores de catenaria.
    • Se puede manipular un sistema de hombre muerto de los años 40 para entender su funcionamiento.
    • Se puede operar un circuito de aire comprimido para entender el funcionamiento del frenado de los trenes.
    • Se puede visitar una locomotora 1170 de la ÖBB por dentro.
  • Tiene un simulador de conducción de las míticas locomotoras 1144 de la ÖBB.
  • Está en un pueblo de montaña precioso fácilmente accesible desde cualquier parte de Austria y con relaciones internacionales a Alemania, Italia, Eslovenia, Croacia y Suiza. 
  • Está ubicado al lado de la estación de SchwarzachSankt Veit que es un importante nudo ferroviario donde se puede ver todo tipo de material ferroviario de viajeros, los trenes de camiones de la autopista rodante y las maniobras para cortar o dotar de tracción por cola a los mercantes que deben afrontar el Alto Tauern.
  • No se puede viajar por el ferrocarril del Tauern sin antes haber visto sobre una maqueta en relieve el difícil terreno por donde se tendió la línea.
  • Se dedica un merecido e importante espacio a los trabajadores del ferrocarril y las condiciones de su vida cotidiana.

Puedes ver imágenes del museo aquí.

El museo

 

Un club de aficionados al ferrocarril administra, construye y mantiene este importante museo. Han logrado ayudas para la construcción de un edificio en el que se albergan salas de exposiciones y una maqueta. En un antiguo cocherón, desafectado de la explotación ferroviaria, se encuentra la parte interactiva del museo y en un pequeño tramo de vía, una vieja locomotora eléctrica que se puede visitar por dentro.

 

Lo primero que se explica en este museo es que Austria no lo tenía fácil para llegar a sus puertos en el mar Adriático. Como dijimos en la presentación de los pasos de montaña, para atravesar los Alpes por el lado más oriental hay que atravesar hasta 3 crestas de montañas. Por Suiza, el camino es “más fácil”. Hubo varias propuestas, se optó por el paso del Alto Tauern y… la línea se empezó a construir.

 

Y a continuación, una de las cosas que más me ha llamado la atención del museo: se han acordado de los trabajadores de la construcción del ferrocarril. Sí señor, hay un muro entero con fotos de algunos de ellos. También una reproducción de una típica “casa” de un trabajador. Lo pongo entre comillas porque las casas eran portantes, es decir, se ubicaban allí donde el trabajador estaba.

 

Es el primer museo del ferrocarril que visito que dedica un espacio a los trabajadores de la construcción, lo cual me parece muy bien, ya que habitualmente se dedica más atención a los trabajadores de la operación del ferrocarril.

 

En la parte exterior, una locomotora de 1938 sirve para repasar la historia reciente de Austria ya que durante años, con la ocupación alemana, la locomotora perteneció a la DR. Aún conserva identificativos de la DR en los bogies. Como el director del museo me comenta, a la máquina le pasó como a las personas, volvieron a pertenecer a Austria, pero habían sido “modificados”.

 

Y entonces, se llega a la parte del museo más interesante. Este es el museo es ideal para los estudiantes de ingeniería ferroviaria porque no hay nada como experimentar, tocar, entender el funcionamiento de un mecanismo viendo cómo se acciona, etc… y es que en materia de ferrocarril es difícil “trastear” con elementos reales.

 

Ya nos hubiera gustado a los que hemos estudiado temas de ingeniería ferroviaria, tracción eléctrica u operaciones ferroviarias que nos hubieran explicado las cosas en un lugar como este y no a base de teoría desde un aula.

 

Algunos días de la semana, un maquinista que pertenece al Club, permite que los visitante conduzcan una locomotora eléctrica austriaca con el simulador. El simulador está instalado en la cabina de conducción real de una 1114 de la ÖBB.

 

Y no podía falta la maqueta. En el Club hay aficionados al modelismo que han reproducido los puntos más emblemáticos de la línea de alta montaña tan y como era en los años 70. El material rodante no es el actual pero la reproducción es muy fiel a aquella época.

 

Quiero agradecer al director del museo, el señor Hans Zlöbl, su atención y sus explicaciones y su ofrecimiento para futuras visitas.
Aquí tenéis la web del Museum Tauernbahn, Salzburguer Eisenbahnmuseum.

 

Puedes ver imágenes del museo aquí.