El Furka para los amantes de los trenes

Todo son dificultades en la línea del ferrocarril de cremallera del Furka: el trazado, la meteorología invernal, los requisitos que la Confederación Helvética exige para la operación de la línea, las finanzas para operar y mantener el servicio… Pero a pesar de todo, desde mediados de junio a finales de septiembre cada año, podemos disfrutar de los trenes de vapor y diesel históricos que recorren la línea de alta montaña.

Difícil orografía del paso de montaña del Furka. Un tren de vapor a punto de llegar al túnel helicoidal de la línea.
Difícil orografía del paso de montaña del Furka. Un tren de vapor a punto de llegar al túnel helicoidal de la línea.

Una asociación de voluntarios, sin ánimo de lucro, ha logrado que se reabra la abandonada línea de alta montaña del Furka y ellos mismos se encargan de mantener y explotar los históricos trenes que la recorren.

Ubicación

¿Qué tiene de especial este ferrocarril?

 

  • El tramo Oberwald-Realp se abandonó a la explotación en 1981 cuando entró en servicio el primer túnel de base alpino: el túnel de base del Furka.
La línea está completamente operativa desde 2010. Estación de Realp, último tramo en entrar en servicio.
La línea está completamente operativa desde 2010. Estación de Realp, último tramo en entrar en servicio.
  • Ha ido entrando en servicio paulatinamente entre 1992 y 2010 gracias al esfuerzo de una asociación de voluntarios que opera y mantiene la línea de manera desinteresada.
  • Es el segundo paso de montaña más alto de Suiza (después del Bernina) a 2160 m de altitud.
A vapor y con cremallera, los trenes vuelve a subir a los 2160 m de altura del paso del Furka.
A vapor y con cremallera, los trenes vuelve a subir a los 2160 m de altura del paso del Furka.
  • Es el único paso de montaña alpino que se ha tenido que cerrar al tráfico cada invierno.
  • Tiene el único puente ferroviario abatible-antiavalanchas de nieve del mundo: el Steffenbachbrücke.
Reproducción del Steffenbachbrücke en el Museo del Ferrocarril del Furka de Gletsch.
Reproducción del Steffenbachbrücke en el Museo del Ferrocarril del Furka de Gletsch.
  • Tiene el único túnel helicoidal de cremallera alpino: el Kerhtunnel Gletsch.
  • Registra pendientes del 118 ‰.
  • Pasa por Gletsch que es un “sitio de importancia nacional” por su ubicación entre dos pasos de montaña, su naturaleza y paisajes.
Estación de Gletsch donde hay un Museo y una tienda del Ferrocarril del Furka.
Estación de Gletsch donde hay un Museo y una tienda del Ferrocarril del Furka.

¿Por qué te va a gustar?

 

  • Por los trenes de vapor y tracción diésel históricos.
me gustan los trenes suiza furka
Los trenes traccionados por locomotoras diésel pueden llevar coches descapotados en su composición.
  • Por el trazado de la línea a través del impresionante paso del Furka, con un túnel helicoidal, un túnel de alta cota en la cima del paso de montaña y puente abatible-antiavalanchas único en el mundo.
Cataratas, glaciares, altos picos... los paisajes del Furka.
Cataratas, glaciares, altos picos… los paisajes del Furka.
  • Por el museo sobre el ferrocarril de Gletsch.
  • Por los senderos paralelos al ferrocarril que permiten fotografías y vídeos impresionantes.
Un tren diésel cazado desde uno de los senderos que bordean la línea.
Un tren diésel cazado desde uno de los senderos que bordean la línea.
  • Por los “Fronis”, los voluntarios que mantienen, operan y atienden a los viajeros del ferrocarril con tanto mimo.
  • Por los increíbles paisajes de alta montaña.

 

La línea de montaña del Furka tiene 17,8 km de vía métrica de cremallera sistema ABT. Cuenta con 5 túneles de los que destacan el helicoidal Kerhtunnel Gletsch y el de la cima de 1858 m de longitud. La boca oeste está a 2118 m de altitud, y la este a 2160 m, en su interior registra pendientes del 31 ‰.

 

Para la operación cuenta con 4 locomotoras de vapor, 9 diesel y 13 coches de viajeros.

Detalle de un coche de viajeros restaurado de manera excelente.
Detalle de un coche de viajeros restaurado de manera excelente.

La experiencia del viaje:

 

A cualquiera de las dos estaciones de inicio del recorrido (Oberwald o Realp) se llega con los trenes de la Matterhorn Gotthard Bahn. En estas estaciones empiezan y acaban su recorrido los trenes lanzaderas porta coches del túnel de base del Furka. Junto a tanta eficiencia en la cadena de transporte se encuentran las vías del tren de vapor del Furka.

Un tren porta coches de la lanzadera por el túnel de base del Furka. Estación de Realp.
Un tren porta coches de la lanzadera por el túnel de base del Furka. Estación de Realp.

Por aquí pasa a poca velocidad el Glacier Express y sus viajeros turistas se apelotonan en las ventanas panorámicas del tren para fotografiar a los humeantes trenes de vapor.

Estación de Oberwald. Un Glacier Express pasa junto a un tren de vapor de la línea de montaña del Furka.
Estación de Oberwald. Un Glacier Express pasa junto a un tren de vapor de la línea de montaña del Furka.

Los viajeros del tren de vapor son recibidos por los voluntarios del ferrocarril, cariñosamente apodados “Fronis”. Antes de cada expedición se repite el mismo ritual: miles de fotos y videos junto a la locomotora de vapor. A bordo del tren, los asientos están debidamente rotulados con el nombre del viajero que ha hecho la reserva.

Estación de Oberwald. Expectación ante la salida de un tren de vapor.
Estación de Oberwald. Expectación ante la salida de un tren de vapor.

Empieza el viaje con la puntualidad suiza característica y los resoplidos de la locomotora de vapor. El movimiento del tren no es confortable ya que la locomotora transmite de manera brusca sus esfuerzos de tracción.

 

El tren es fotografiado desde lado y lado de la vía en sus primeros metros de recorrido. Y a partir de ahí: paisajes de vértigo, explicaciones historico-técnicas de los “Fronis”, recomendaciones de a qué lado asomarse para las mejores vistas, indicaciones de subir las ventanas antes de entrar a los túneles para no morir asfixiados por el humo…

 

En fin, una excursión difícil de olvidar para los amantes de los trenes.

A bordo de un tren de vapor saliendo de Oberwald.
A bordo de un tren de vapor saliendo de Oberwald.

La línea:

 

La primera parte de la línea fue puesta en servicio por la francesa Compagnie Brig-Furka-Disentis Bahn (BDF) en 1914. Los trenes unía Brig con Gletsch, en el Cantón del Valais. La construcción del segundo tramo que debía atravesar el paso de montaña del Furka y el Oberalp se quedó a medias en 1915 cuando Francia entró en guerra. Finalmente, la compañía francesa quebró en 1923.

 

Los cantones interesados en la implantación del ferrocarril y las compañías ferroviarias de las cercanías, fundaron la Furka-Oberalp Bahn (FO), que recibió importantes fondos federales. Este empuje llevó a que el ferrocarril completo a través de los dos pasos de montaña (Furka y Oberalp) se pudiera inaugurar el 4 de julio de 1926.

Aspecto que presentan las locomotoras de 1914 más de cien después.
Aspecto que presentan las locomotoras de 1914 más de cien después.

La mítica compañía Furka-Oberalp (FO) tenía que abandonar el tráfico de trenes en el tramo Oberwald-Realp cada invierno. El puente Steffenbachbrücke, ya fue concebido para desmontarse cada invierno en 1925. Salva un afluente del Furkareuss que sepulta de hielo y nieve la vía del tren.

 

Las comunicaciones entre los cantones del Valais y Uri quedan interrumpidas cada invierno, también por carretera. Suiza quedaba incomunicada durante meses por los Alpes centrales. Esto lo solucionó la entrada en servicio del túnel de base del Furka en 1981, de 15.407 m de longitud y que permite evitar el duro paso de montaña tanto a trenes como a la coches. El tramo Oberwald-Realp fue inmediatamente abandonado.

Ni la carretera ni el ferrocarril lo tienen fácil en el paso del Furka y ambos quedaban interrumpidos en invierno.
Ni la carretera ni el ferrocarril lo tienen fácil en el paso del Furka y ambos quedan interrumpidos en invierno.

El desmantelamiento de la línea lo evitó la ALSF (Association Ligne Sommitale de la Furka) fundada en 1983. El objetivo era renovar, mantener y explotar el tren de alta montaña. Esta Asociación logró que en 1990 volvieran de Vietnam unas locomotoras de vapor que habían prestado servicio en la línea y que fueron vendidas a Vietnam en 1947.

 

Los “Fronis”, que es como cariñosamente se llama a los voluntarios del ferrocarril, también lograron recolectar coches de viajeros históricos de varias compañías y locomotoras diesel.

 

En 1990 se reabrió el corto tramo Oberwald-Gletsch con el túnel helicoidal y un complicado paso a nivel que tiene un tramo de cremallera abatible.

Elevando la cremallera manualmente para el paso de un tren. La cremallera queda abatida mientras no hay circulaciones para no molestar al tráfico rodado.
Elevando la cremallera manualmente para el paso de un tren en el paso a nivel de Oberwald. La cremallera queda abatida mientras no hay circulaciones para no molestar al tráfico rodado.

En 2005 se creó la Fundación Dampbahn Furka-Bergstrecke que ha sido reconocida de utilidad pública y exonerada de impuestos. El objetivo de la Fundación es asegurar la perennidad el tren a vapor, considerado bien cultural histórico de importancia nacional.

 

Todas las instalaciones, material rodante y “empleados” del ferrocarril deben obtener la formación y pasar las certificaciones exigibles a cualquier compañía ferroviaria que opera en territorio suizo, lo cual supone un gran esfuerzo económico a un ferrocarril que vive de aportaciones voluntarias y donaciones.

 

En 2010 se completó la rehabilitación de todo el tramo incluido el complejo puente desmontable con toda su maquinaria. Desde entonces se registra más de 25.000 viajeros por temporada.