El viaducto de Landwasser para los amantes de los trenes

Algo extraordinario debe estar a punto de pasar. Junto al cañón de un río hay 3 miradores diferentes repletos de turistas con sus cámaras preparadas. Hay un mirador a cada lado del cañón y otro abajo, junto al río, unos 90 metros más abajo de donde estamos. Los miradores permiten la visión perfecta de un espectacular viaducto ferroviario con 6 altísimos arcos, en curva y que acaba en una pared vertical del cañón donde empieza un estrecho túnel. Estamos ante el imponente viaducto de Landwasser, en Filisur, cantón de Los Grisones, Suiza.

El viaducto de Landwasser une ambos lados del cañón por su punto más estrecho.
El viaducto de Landwasser une ambos lados del cañón por su punto más estrecho.

Se oye el silbato de un tren y entonces “todos a sus puestos” con las cámara preparadas. El maquinista reduce la velocidad, se oyen los disparos de las cámaras, a bordo del tren se distinguen otras tantísimas cámaras apuntando contra nosotros. La viajeros del tren y los mirones desde sus miradores se saludan con los brazos como si se conocieran de algo o se alegraran de verse. Y uno se pregunta, si el paso del tren provoca tanta expectación en algún otro lugar del mundo. Aquí no hay solo “cazadores de trenes” o trainspotters, aquí hay turismo de masas.

En realidad, el paso del tren sobre el viaducto de Landwasser no tiene nada de extraordinario ya que por aquí pasa un tren por hora y sentido más el tráfico de trenes turísticos y mercancías que es importante también.

La compañía ferroviaria (RhB) ha tenido el detalle de programar el cruce de los trenes regulares en la cercana estación de Filisur, de este modo, los pacientes trainspotters pueden “cazar” dos trenes en cuestión de pocos minutos, a las horas en punto con la característica puntualidad suiza.

 

El viaducto de Landwasser (algo así como Tierra del Agua en alemán), forma parte de la línea de ferrocarril del Albula, que une Chur con St. Moritz a través del paso de montaña del mismo nombre. Junto al Bernina, este ferrocarril fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2008.

 

El viaducto se construyó entre 1901 y 1902. Tiene una longitud de 136 metros, 65 de altura, 6 arcos y el radio de curva que describe es de 100 m. Desemboca en el túnel del mismo nombre.

 

Poco podría imaginarse su diseñador Alexander Acatos y los trabajadores del ferrocarril que lo que estaban construyendo para acabar con el aislamiento de los valles interiores de Los Grisones, iba a ser una auténtica atracción turísticas a los ojos de los super comunicados ciudadanos del s. XXI.

Vistas desde el fondo del cañón del viaducto de Landwasser y la espectacular pared vertical en la que se adentran los trenes.
Vistas desde el fondo del cañón del viaducto de Landwasser y la espectacular pared vertical en la que se adentran los trenes.

Estoy preparando una entrada sobre cada una de las líneas de los Ferrocarriles Réticos, pero hoy, me apetecía dedicarle una entrada a este punto tan especial para los trenes alpinos y para los del resto del mundo. Ya sé que los vídeos no están editados de manera muy profesional pero estoy en medio de los Alpes, con escasas posibilidades de conectarme a internet. Aun así, espero que os guste.